martes, 15 de marzo de 2011

Niños de Japon

El terremoto y el posterior 'tsunami' que el viernes pasado asolaron la costa nororiental de Japón han dejado tras de sí a más de 70.000 niños desplazados, según ha informado este lunes Save de Children. "Estamos muy preocupados", ha asegurado la ONG en un comunicado.
"La mayoría de ellos ha perdido sus hogares y se ha visto obligada a refugiarse en centros de evacuación, que nada tienen que ver con un hogar y pueden provocarles miedo y ansiedad", ha destacado Stephen McDonald, que coordina los trabajos de Save the Children en Japón.
Esta ONG de infancia se ha trasladado al lugar de la tragedia para asegurarse de que "los niños y las niñas afectados reciban la protección y el cuidado necesarios y puedan volver a su vida normal lo antes posible".
"Existe además el riesgo -agrega McDonald en el comunicado- de que muchos hayan sido separados de sus padres y sus familias tras la triple emergencia: el terremoto, el posterior 'tsunami' y los incidentes nucleares".
Save the Children está presente en Sendai, una de las zonas más castigadas, y ha establecido una base de operaciones para ayudar a los pequeños. Además, otros equipos se han desplazado desde Tokio para crear "una red de espacios seguros para niños donde puedan jugar, y que permitan a los padres darse un descanso mientras se registran para obtener ayuda de emergencia o buscan a otros familiares".

Cinco millones de dólares

Esta organización, que lleva más de 25 años en Japón, ha calculado que son necesarios al menos cinco millones de dólares para hacer frente a las necesidades de esos menores, como apoyo psicológico, el establecimiento de espacios seguros o controlar la situación en las zonas cercanas a las plantas nucleares.
Otra organización humanitaria, Cruz Roja, y más concretamente su organización japonesa, ha desplegado en la zona de la tragedia, y en las últimas 24 horas, 86 equipos de emergencia, integrados por más de 600 médicos, enfermeras y personal de apoyo.
Cruz Roja ha informado de que más de 300.000 personas evacuadas antes de que el 'tsunami' arrasara sus lugares de residencia están alojadas en centros de emergencia instalados en escuelas y otros edificios públicos, donde se han repartido más de 30.000 mantas.
"El ejército japonés dirige la respuesta y la Cruz Roja japonesa -informa la organización en una nota- cumple una función de apoyo prestando primeros auxilios y apoyo psicosocial a los desplazados, y ofreciéndoles suministros de socorro".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada